domingo, 12 de agosto de 2012

Uyyy...un lindo gatito, y la pirañita asesina...


Esta es la historia de Lindo Gatito...

Normalmente en las historias que conocemos el pez grande se come al pequeño, pero no siempre es así, pues lo que cuenta es el ingenio, la imaginación, no el tamaño y la fuerza bruta.
Aquí tenemos un ejemplo de ingenio, Piolin:
LINK Piolín, Problemas Caninos


Pirañita, diseño de un dibujo de Ari, mi peque

 Unos juegos de pececillos

A ver si nuestra pirañita asesina, se los come: 
de la página de  MiniJuegos.com llega... Robotic-Fishy 
y de la página de Juegos Flasher.com:
salva a tus peces de ser cocinados Salva a tus peces  y otro juego de habilidad, debes ser rápido o te comerán... la comida del pez

 

 

Pirañas

 

Vamos a aprender un poquito más sobre ellas, son peces carnivoros, herbívoros y omnivoros de agua dulce que viven en los ríos de Sudamérica. Son conocidas por sus afilados dientes y por su insaciable apetito por la carne. No suelen atacar a los humanos, las que provocan ataques son las pirañas de vientre rojo. De hecho, los nativos se bañan tranquilamente en las aguas frecuentadas por estos peces, siendo la piraña un alimento cotidiano entre las poblaciones locales. Debido al cine se les tiene pavo... pero realmente son más temidas que temibles. Son sensibles a la sangre y ocasionalmente atacan a animales grandes heridos, la mayor parte del tiempo se alimentan de peces, carroña y algunas veces de las plantas de la ribera. Las pirañas son tímidas y suelen escapar de la presencia del hombre. Los investigadores han sugerido que las pirañas se congregan en grandes grupos por protección y no como una estrategia de caza. Pero recordad que todo animal hambriento hará lo necesario para saciar su hambre....
Aquí os pongo un LINK a la película  Pirañas 1

Microcuento de las Pirañas

Gatito Lindo se asomó por el borde de la canoa y vió a esos pequeños pececitos nadando revoltosamente por debajo, se giró hacia al guía, un corpunlento gato de Angora, que se encontraba trás él, guiando la embarcación con una larga rama de un árbol, para decirle:
- Me dice, que si me caigo de la canoa, me devorarían en cuestión de segundos, ¿No?
- Sí.
Cuando ya estában a pocos metros de llegar a su destino y notó que ya no necesitaría más a su guía, lo empujó por la borda y vió como las pirañas se lo comían.
Le había mentido, las pirañas tardaron más que un par de segundos en devorarlo, de hecho, tardaron aproximadamente 5 minutos. (Mi versión del microcuento de Elder Amos en 365 microcuentos).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...